CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

16 febrero 2017

HÍGADO (Conflictos emocionales que pueden afectarle)




Es uno de los órganos más grandes del cuerpo humano y tiene la característica de que si le quitamos tres cuartas partes, seguimos vivos y es capaz de regenerarse.
Está encargado de múltiples funciones, participa en la digestión, en la composición de la sangre, produce y almacena energía y actúa como desintoxicante.
En la acupuntura tradicional china se cree que el hígado está vinculado a la ira.
El hígado, simbólicamente, es la “despensa” del cuerpo. Es el principal órgano de conservación de todos los alimentos, por eso, cuando tenemos hambre, el hígado comienza a funcionar más que de costumbre, para aprovechar todo lo que esté disponible.
El individuo enfermo del hígado siente un miedo profundo a carecer de lo esencial, de lo necesario o de lo que a él le parece indispensable para vivir, (alimentos, dinero (problemas de herencias), familia, afecto, reconocimiento, vacaciones, trabajo, etc.). Se trata de un conflicto de falta, de pérdida, de carencia o de hambre muy arraigado.
También puede hacer referencia a una carencia de fe (“foi” en francés), de amor, reconocimiento… lo que consideramos esencial para la vida.
Problemas relacionados con los alimentos, con la comida, real o simbólica.
“Miedo profundo a no tener suficiente para comer (en la actualidad o en el futuro)”.
“Miedo a morir de hambre, (real o simbólico). Por falta de alimento, de dinero o porque “nadie me quiere”.
“Miedo a no atrapar el bocado vital”.
“Miedo a que alguien, a quien yo quiero, se case o viva o se vaya con un pobre muerto de hambre”.
“Alguien cercano a  mí, se muere de hambre”.
Las desavenencias, los conflictos familiares irresueltos por cuestiones de repartos de bienes materiales, herencias, etc. también pueden llevar a una persona a padecer cáncer de hígado.
Otro conflicto posible, es el tener una familia conflictiva, en la que yo soy el salvador.
"Mi familia me come el hígado".
“Me tienen harto”.
Conflictos de bocado tóxico que nos hacen tragar sí o sí. Intoxicación real (la quimioterapia me está envenenando) o simbólica (me engañan, me mienten…).
“Alguien quiere envenenarme (real o simbólico)”.
"Esta persona a mi lado me está matando, me intoxica".
Por lo tanto, yo debo crear "mucho hígado" para soportar situaciones difíciles y cotidianas.
Se puede producir metástasis a nivel del hígado por un cáncer de intestino. Cuando se manifiesta un cáncer de intestino delgado o del tubo digestivo se sabe que no van a llegar tantos nutrientes, debido a la obstrucción que se produce. Entonces el hígado tiene que estar preparado para, aprovechar al máximo, la escasez de alimentos que le van a llegar.
El hígado también se ve afectado cuando estamos atravesando por una situación complicada y difícil, de la que no vemos la manera de salir. Tenemos miedo, porque sentimos la sensación de encontrarnos en un callejón sin salida.
Los excesos también pueden desencadenar graves patologías en el hígado: exceso de comida, de alcohol, de drogas, las ansias desmesuradas de expansión, las fantasías de grandeza, los ideales excesivamente ambiciosos, etc.
Cuando existe algún exceso es porque tenemos dificultades para valorar, ¿qué es beneficioso y qué es perjudicial?
El hígado está estrechamente relacionado con el tercer chakra, el que se centra en el poder y en el reconocimiento de la propia imagen e identidad. La imagen que tenemos de nosotros mismos, o la que los demás nos devuelven, depende fundamentalmente de la energía del hígado. Si  nuestra imagen se ha visto afectada por alguna experiencia que hemos vivido y el mundo exterior no nos reconoce como nosotros desearíamos, esto a parte de hacernos perder la alegría, nos provoca una gran confusión y una falta de reconocimiento, ¿quién soy realmente?.
El hígado también tiene una tarea muy importante como es la gestión de nuestros sentimientos. Las tensiones del hígado también pueden significar que nos resulta muy difícil aceptar nuestros sentimientos, nuestros propios afectos o aquellos que nos ofrecen los otros.
A veces se nos “revuelve el hígado” ante las preocupaciones, las agresiones o las injusticias que sufrimos  y reaccionamos  con una actitud de rebeldía que nos impide adaptarnos a la vida.
Infarto hepático: Obstrucción de la arteria hepática que lleva la sangre al hígado.
Conflicto de pérdida de territorio distal (lejano) en una tonalidad de falta o carencia.
Cáncer de hígado: Conflicto de falta o de carencia: Conflictos de hambre, dinero y familia (herencias). 
Miedo arcaico biológico a la muerte por inanición, por no recibir alimento (el alimento es el bocado).
Conflicto de no ser capaz de alimentarnos o alimentar a aquellos de quienes nos sentimos responsables. 
La presencia de un carcinoma de nódulo solitario en el hígado indica un conflicto de inanición por otra persona o animal, mientras que  múltiples “focos redondos” expresan un conflicto por uno mismo.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...




CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?





07 febrero 2017

MÉDULA ÓSEA: Conflictos emocionales que pueden afectarle:





Sustancia blanda del interior de los huesos.
En la médula ósea anidan las células madre, capaces de producir todas las células de la sangre: los glóbulos rojos o hematíes, los glóbulos blancos o leucocitos y las plaquetas o trombocitos.
La médula ósea tiene que ver con el sentido que se da o se recibe de la vida, así como de los vínculos sanguíneos. A menudo representa la familia, los lazos de sangre.
La médula ósea se ve afectada tras un conflicto de desvalorización profundo y absoluto.  
“La vida ya no tiene sentido”. 
“Mi vida no vale nada”. 
“A nadie le importa si vivo o no”.
Desvalorización relacionada con la parte del cuerpo (hueso) donde aparece.   
Desvalorización relacionada con el clan de sangre a niveles de afecto y seguridad.
Displasia medular: Conflicto de desvalorización por el mundo que nos rodea.
En ancianos: Depresión enmascarada, no querer hacer nada más, y resistirse a ser ayudado.
Evitar la muerte (asfixia) que veo en los otros.
“El mundo que nos rodea es una mierda”. 



CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?




06 enero 2017

ESCOLIOSIS (Conflictos emocionales que pueden causarla)




Es una desviación de la columna vertebral que resulta curvada en forma de "S" o de "C", muy a menudo localizada a nivel de la columna dorsal. Puede afectar desde un recién nacido hasta un adulto.

La torsión lateral de la columna vertebral muestra una desviación inconsciente entre los polos masculino y femenino, es decir, entre el padre y la madre, que son las dos referencias esenciales que tiene el niño. La dirección hacia donde se desvía la columna nos muestra la dirección del extravío del afectado. Uno se aparta de algo para dirigirse a otra cosa.

La persona que presenta escoliosis lleva mucho tiempo sufriendo una fuerte desvalorización por parte de una persona cercana. La mayoría de las veces, esta falta de apoyo y de aprobación procede de sus progenitores y en mayor grado, por parte de su padre o de la persona que lo representa.

“Solo puedo apoyarme en uno de mis padres. Uno me tira hacia arriba y el otro tira hacia abajo”.

Puede tratarse también de mi hermano o hermana que se pasa la vida fastidiándome o haciéndome sentir menos. Es poco común pero también sucede, que la desvalorización la estoy recibiendo por parte de un colateral (primo, amigo, compañero de la escuela, del trabajo, vecino, etc.)

La columna es el pilar del Ser, representa nuestra fuerza, nuestro soporte, por lo que presentar una desviación en la columna significa que alguien de mi entorno próximo me está destruyendo, poco a poco, la autoestima y la seguridad. Esta desvalorización, necesariamente lleva implícito que yo viva con un miedo permanente a ser juzgado, criticado, descalificado. Que yo tema tomar decisiones, que viva con miedo, y que por supuesto, sienta rencor u odio hacia esa persona que me desvaloriza y que solo desee, alejarme de él o ella.

“No sé tomar una decisión”. “No soy lo suficientemente bueno para...” “No valgo lo suficiente para...” “Soy peor que fulano, menos que mengano…” “Siempre me parece que hago las cosas peor que los demás”. “Salgo perdiendo en todas las comparaciones”. “Esta persona no me quiere, jamás me ha querido, me odia”.

También puede manifestarse en aquellos niños que se dan cuenta de que han crecido y de que ya no pueden recibir toda la atención por parte de sus padres, como cuando eran “más pequeños”. Sobre todo, especialmente, si tienen algún hermano menor y es ahora éste quien atrae todo el cariño de sus padres. “Prefieren claramente a mi hermano o hermana”.

Éste pesar lo manifiesta torciendo la espalda, doblándola hacia los lados, impidiendo que siga creciendo hacia arriba y así intentar ser más “bajito” y más pequeño.

“No tengo derecho a sobrepasar al otro”.

Ante ésta dinámica el niño se ve obligado a eclipsarse delante de su hermano o hermana.

En las niñas, la escoliosis puede expresar un miedo imaginario a ser juzgada por los hombres al hacerse mujer.

Las personas con escoliosis normalmente han tenido que madurar mucho más pronto que un niño normal. Se le han cargado responsabilidades que no le corresponden a una edad tan temprana. Por lo tanto, inconscientemente, intuyen que "sobre sus hombros" hay cargas que no le pertenecen. Y en el fondo desean huir de ellas.

“Transporto cargas que no son mías”.

“Yo merecía más atención, amor y cuidados”.

La escoliosis sólo la presentan los "niños basura". Necesitamos prestar atención a ese hecho, tanto en el proyecto sentido como en el transgeneracional. Son niños nacidos para recibir y reparar todas las “suciedades” de la familia, sus faltas, sus defectos, sus secretos. Desde muy pequeños son ignorados, no cuidados ni alimentados como debe ser. Estos niños suelen nacer en familias que carecen de una estructura fundamentada en el amor.

Hay que observar las vértebras afectadas y asociarlas a las costillas correspondientes, para saber si el conflicto es con el padre, los hermanos o incluso, los hijos.

Hay que tener en cuenta que, en muchos casos de escoliosis, hay una historia familiar en la que otros miembros han podido sufrir los mismos conflictos que padece el niño/a actualmente. Ejemplo: los celos que sufre un hermano respecto a su hermana, representa a los celos que sintió su padre hacia su hermana mayor y preferida de sus padres. En todos los casos la terapia debe  abarcar a toda la familia y al reconocimiento individual de cada individuo.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:...


CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?